Etiquetas

, , , ,

Es complicado hacer un gran piloto de comedia. En un drama, es más fácil identificarse con las penurias de los personajes y conseguir conmover al espectador (basta con una muerte, una ruptura o una frustración y lágrimas, muchas lágrimas sobre un fondo musical con violines). En comedia tienes que conseguir eso y más, porque tu público tiene que emocionarse y reírse al mismo tiempo.

New Girl‘ es la nueva comedia de Fox. Cuenta cómo Jess (Zooey Deschanel, la hermanísima de Bones) descubre a su novio acostándose con otra y va a vivir a un piso con tres hombres con graves problemas para relacionarse con mujeres.

He tratado de hacer un análisis libre de spoilers y no desvelo nada de la trama ni de los gags y cómo suceden, aún así los comentarios siempre generan imágenes en el lector por lo que si no quereis saber nada de la serie no sigáis leyendo.

La serie arranca bien, con una escena bochornosa y cómica que, sin embargo, no es suficiente para que conectemos completamente con el personaje de Deschanel. A continuación, y tras presentarse el objetivo del capítulo (existe una fiesta a la que uno de los chicos, Schmidt, quiere acudir desesperadamente) el ritmo decrece y los personajes se presentan forzados. El humor de ‘New Girl’ está planteado para surgir de la masculinidad de Jess (que está completamente al margen de las convenciones sociales, de la educación y la cortesía sin ser grosera, simplemente es muy marimacho). El problema reside en que la propia Jess es una contradicción en sí misa, está claro que tiene problemas para desenvolverse con los hombres (y creo que con la sociedad en general); sin embargo sus gracias están fuera de tono.

Los chicos de ‘New Girl’

A lo largo de la trama la sensación que trasmite el capítulo es de falta de unidad entre las escenas, la historia capitular se presenta a lo largo de momentos estanco, con pequeñas bromas en cada escena que no acaban de cuajar. Aunque está plagada de referencias culturales, New Girl’ no es una comedia de chistes, me da la sensación de que su intención es hacer una serie de personajes. El problema es que hasta el desenlace del episodio no comenzamos a empatizar con los personajes. Hasta el momento de humillación absoluto no nos creemos a estas cuatro personas. Cuando por fin dejan de intentar hacernos reír y se centran en sentir y actuar en consecuencia es cuando logran que disfrutemos con la serie. Ahí entendemos a los chicos y aprendemos a quererlos y, amigos míos, una vez que te roban el corazón va a ser difícil recuperarlo.

Zooey Deschanel tiene que equilibrarse en sus excesos, si su rol es el de una mujer que no entiende de hombres y que es un marimacho debe serlo, pero no puede ser dulce, tierna y comprensiva en un momento y un extraterrestre en el segundo siguiente.

Zooey viendo ‘Dirty Dancing’ desconsolada.

De los chicos, el más centrado es Nick. A pesar de que le han roto el corazón, se desvela como un hombre maduro que es el que más conoce a las mujeres y el que más se preocupará por Zooey (Jess). Sus compañeros, Coach y Schmidt son el tímido y el casanova (sin éxito) respectivamente. A ellos se les permite algo más de histrionismo pero aún así no deberían cargar con el peso de la trama o rebajarlos un poco y acercarlos a algo más normal (y a poder ser patético, que siempre funciona a la hora de hacer reír).

Jess también tiene una amiga, una modelo (todas sus amigas son modelos) y su antítesis. Una chica cínica, atractiva, sexy, elegante y muy femenina. Los cortes que les da a los nuevos compañeros de piso se agradecen y suponen un toque de frescor en la acción. Las conversaciones entre ella y Schmidt darán que hablar (intuyo una tensión sexual futura, aunque por el momento no parece que quieran crear vínculos amorosos entre los protagonistas).

Se echa en falta un running, aunque hay una actuación que pretende ser un running pero que no llega a serlo (solo sucede en dos ocasiones y las dos veces resulta ridículo).

Para el próximo capítulo confío en que hayan rebajado las salidas de tono de los personajes y consigan suavizarlos lo suficiente para que resulten familiares sin ser planos. Si consiguen que Zooey Deschanel se conecte un poco más con el mundo y que sus compañeros sean más naturales seguro que tendremos una serie fresca y divertida. Después de todo, siempre es interesante ver cómo las mujeres y los hombres tenemos visiones deformadas del otro sexo. Así que, para mí, la auténtica prueba de fuego de ‘New Girl’ es la semana que viene, si siguen la vía del clímax del piloto tendrán éxito, si no… bueno, que yo deje de verla no asegura la cancelación de la serie.

New Girl en Fox foto: fox. com

Anuncios