Etiquetas

, ,

Al filo de las once y cuarto de la noche termino de ver Ringer, el regreso de Sarah Michelle Gellar a la pequeña pantalla, y más concretamente a The CW, la cadena que la hizo famosa gracias a Buffy, the vampire slayer.

Tenía muchas ganas de ver esta historia de suplantación entre dos hermanas, una buena y otra mala en la que la buena intentará comprender porqué su hermana quiere verla muerta sin embargo, a medida que los minutos iban pasando mi emoción iba en descenso.

The CW no suele realizar este tipo de series (sus buques insignia son ahora mismo Supernatural y Gossip Girl, productos más ligeros y menos adultos) por lo que cada vez que apuesta por algún proyecto diferente genera mucha expectación. Además, al tener un público tan estudiado (lo suyo son los adolescentes y los amantes de lo sobrenatural y en los últimos años sobre todo chicas) supone una ventaja y un inconveniente en series como Ringer. El público tiene que adecuarse a otra cosa a la que no está acostumbrada y, al mismo tiempo, la cadena tiene que demostrar que es capaz de hacer otro tipo de productos. Pero, si se logra una unión, bueno, entonces The CW tiene mucho que ganar.

El capítulo es todo lo que se vende en los trailers y nada más por lo que me dio la sensación de que ya lo había visto. Teniendo en cuenta que ya no iba con la mirada virgen veo que Sarah Michelle Gellar, no es suficiente. Su personaje concentra todas las tramas y el resto de actores son satélites que orbitan a su alrededor sin una vida propia. Tan solo se intuye una posible trama propia para el marido de Shiobban (la gemela malvada a la que suplanta Bridget para salvar su vida); aún así me da a mí que su conversación telefónica (de esas en las que parece que uno mismo se está descubriendo como un malo) tiene que ver con el plan que ha creado Shiobban (plan que en mi opinión está centrado o en la venganza personal por la pérdida de su hijo o que surge tras la unión con el asesino contra el que Bridget iba a testificar).

El resto de hombres se limitarán a seguir con su rol: el detective Néstor Carbonel (Lost) investigará la desaparición de Bridget y se acercará a Shiobban; el sponsor de Alcohólicos Anónimos, Mike Colter (The Good Wife) intentará ayudar a Bridget y rescatarla y el amante, Kristoffer Polaha (Life Unexpected) tratará de recuperar a Shiobban y luchar por el hijo que ella espera.

Metiéndonos ya en faena el inicio es intrigante como siempre que se comienza con el segundo punto de giro y luego se vuelve hacia el inicio cronológico, sobre todo si es una lucha. El problema es que, por contraste, las siguientes escenas parece más lentas de lo que son (después de todo se nos presentan tanto personajes principales como el primer conflicto). Pero llegamos al punto en el que las gemelas se reencuentran y comienzan los trucos de cámara. Aquí he de reconocer que lo han hecho bastante bien. Siempre que vemos a las dos hermanas juntas hay alguna línea vertical dividiéndolas o espejos o se nos presenta solo una de frente y en planos cortos o muy alejados.

En el extremo opuesto está la escena del bote. Entiendo que llevar una barca a alta mar y rodar ahí es complicado, sobre todo cuando tienes que rodar las escenas el doble de veces para luego poner a las dos hermanas juntas. Pero eso no significa que tengas que irte al chino más barato a comprarte el peor chroma que haya. Parece mentira que una cadena tan grande y con un presupuesto mayor que el de las cadenas españolas haga un chroma mucho peor que el de cualquier producción cutre de la cadena española más minimalista.

El juego de espejos que llevan a lo largo de todo el capítulo aunque me gustó me acabó cansando. Ya sé que los espejos se usan para mostrar la cara oculta, esa parte que no queremos mostrar, nuestra dualidad… y entiendo que es una opción acertada para que entendamos, sin palabras, que Shiobban no es tan buena y que la pobre Birdget está acorralada (momentazo el de Bridget “convirtiéndose” en Shiobban con el reflejo de su hermana amplificado al infinito, como si la estuviera acechando); pero espero que haya sido cosa del piloto y como mucho lo saquen una vez en uno de cada tres capítulos o va a pasar de recurso inteligente en un ejercicio propio de un amateur.

Tras el final del capítulo (cliffhanger perfecto si no fuera porque ya nos lo han destripado en todos los anuncios) la serie se presenta como un proyecto con un recorrido limitado: Bridget lo descubre e intenta encontrar a su hermana; lucha final (que puede durar un capítulo o una temporada pero tampoco más porque ya sería un culebrón) y se acabó (con Bridget llevándose al marido de Shiobban, si es que todavía vive). Ahora que pienso lo del culebrón, eso sería algo más propio de The CW con lo que no descarto que la conviertan en una telenovela de alto presupuesto. Sin embargo, a pesar de lo que podáis pensar y de las telenovelas que me he tragado, no me gusta cuando me presentan una serie como una cosa y luego se sacan otra de la manga porque me parece que el espectador tiene que saber qué está viendo y se merece la verdad.

Dicho lo cual, yo me veré el siguiente episodio y seguramente los cuatro que le sigan aunque espero que el resto de personajes tengan su fuerza y crezcan para poder hacer de este show algo un poquito más grande. Y por favor, que despidan a los responsables de ese chroma tan horroroso.

Anuncios