Etiquetas

,

Este año el Festival de cine de Sebastián rinde hoy homenaje a una de las grandes: Glenn Close. Ella pasará a engrosar la lista de los que han sido galardonados con la farola que representa el premio Donostia.

Aunque llegó ayer, ha sido esta mañana cuando ha hecho su oficial su presencia. Con un elegante y sencillo traje chaqueta en color tostado con un escotado cuerpo de pedrería en tonos grises, la actriz estadounidense posó sonriente para presentar su última película Albert Nobbs.

La cinta está dirgidia por Rodrigo García (sí, el hijo de Gabriel García Márquez), que ha demostrado en varios de sus trabajos que conoce el universo femenino y su complejidad. En esta ocasión, Close, no solo protagoniza la cinta sino que también la produce y coguioniza. Ella lleva muchos años detrás de este drama sobre una mujer del Dublín victoriano que se tiene que hacer pasar por hombre para poder sobrevivir; tal y como lo explicó en la rueda de prensa que tuvo con los medios. “Encarné a Albert Nobbs en el Off Broadway en 1982, cuando la adaptamos de un cuento corto. Era una obra austera, con mimo, muy pura”.

Glenn Close caracterizada como Albert Nobbs su álter ego masculino

¿Y qué tiene de especial esta historia de supervivencia para que una actriz como Glenn Close se obsesione con ella durante dos décadas? “Ésta es una historia de supervivencia de gente diferente, de gente sola y hay mucha gente que vive así en el mundo, por eso he querido hacerla”, comentó la actriz a los periodistas. Y razón no le falta, en esta era de las comunicaciones y de la tecnología hiperdesarrollada es cuando más afecta la soledad. El que está desconectado no es nadie y la sociedad lo rechaza. La historia de Alber Nobbs sigue siendo actual.

Glenn Close intentará aspirar al Oscar con este papel aunque ella prefiere no hablar de la estatuílla: “Soy muy fatalista, no hablo de los Oscar, porque no hablo de cosas hasta que hayan pasado.” ¿Fatalista o supersticiosa? Sea como fuera si la nominan sería la quinta vez y aunque compite con otra grande (Meryl Streep que protagoniza el biopic sobre Margareth Thatcher). Pero si el refrán tiene razón y no hay quinto malo, Close se alzará con el premio.

A la hora de hablar de su trayectoria, me llamó la atención que en palabras de Glenn Close, no ha sido una “mala” tantas veces: “No creo que haya interpretado a tantas villanas. Mala, mala, solo era Cruella de Vil. El resto han sido mujeres en mundos de hombres y si los interpretara un hombre hubiéramos dicho: solo están haciendo su trabajo.” Yo la conocí interpretando a Cruella pero he podido ver algunas de sus películas y también varios capítulos de Damages (Daños y prejuicios) y aunque Patty Hewes no llega al nivel de la asesina de perros tampoco se le queda atrás. Y no hablemos de la marquesa de Las amistades peligrosas, una mjuer perversa, malvada y sibilina que para Close solo es una mujer intentando sobrevivir en nu mundo de hombres.

No solo Glenn Close ha acudido hoy a San Sebastián, la actriz y directora sarah Polley (mi vida sin mí) se ha desplazado también al Festival para presentar en la sección oficial su segunda película detrás de las cámaras: Take This Waltz, una historia romántica protagonizada por Michelle Williams.

Sarah Polley en la rueda de prensa de Take this Waltz, en el Festival de Cine de San Sebastián foto: gettyimages. com

Con un sencillo vestido corto de falda negra y cuerpo de raso. Sarah derrochó naturalidad ante los periodistas. Su película retrata la historia de una mujer casada (Williams) que empieza a sentir una química espcial con un hombre que además, vive muy cerca de su casa (con lo cual es más difícil de evitarle). Pronto empiezan las dudas y el miedo a elegir y a estar en el medio de dos cosas.

La cinéfila y experta en este tipo de cines @HelenawithH (cuyo blog HelenawitH In California relata su día a día en EEUU como copywriting) ha podido verla esta mañana en el pase para la prensa y la define como una película acertada y perfecta para primera hora de la mañana).

El trailer (en realidad, una escena de la película) dice “indie” por todas partes, lo cual no es malo, sino solo una clasificación del tipo de película. Sin embargo, siendo indie y romántica, algo me dice que no se va a parecer mucho a (500) days of Summer, o cintas similares. Polley no se plantea buscar respuestas en Take This Waltz: “En esta película quise lanzar preguntas sobre las relaciones, qué buscamos en una relación a largo plazo, cómo afecta a las relaciones sexuales… Lo que yo espero es que el espectador proyecte sus propias relaciones sobre la película y que se plantee cosas.”

Anuncios