Etiquetas

, , , ,

Aunque el viernes ya está llegando a su fin, la cita con la moda sigue vigente. Esta semana no hablamos de una prenda sino de un estilo, muchas veces escuchamos que tal o cual prenda es muy así, o demasiado asá, o que esa chica lleva un look tomboy, pero ¿qué significa eso exactamente? Para eso está el Diccionario Moda-Español, para responderlo.

Poneos cómodos porque hoy jugamos al masculino-femenino con el look: tomboy. Este estilo comenzó en la temporada 2009-2010 y este año ha continuado, militar en verano y con aires más clásicos y formales para el otoño-invierno 2011. Se le lama tomboy porque se caracteriza por lucir prendas de corte muy masculino (y en ciertos casos, prendas diseñadas para hombres) añadiéndoles un toque muy femenino con tacones, collares…

Las camisas de cuadros de leñador, el pantalón vaquero tipo boyfriend (flojos, de tiro caído y remangados en los tobillos, como si se los hubieras robado a tu novio), los blazers holgados los pantalones de pinzas, los mocasines… son ejemplos de prendas que se pueden lucir para crear el tomboy.

Aunque las revistas de moda han decidido utilizar el término masculino para las colecciones de otoño-invierno, relegando el término tomboy a los conjuntos que se combinan con pantalones vaqueros o que tienen un aire más casual en el fondo las dos cosas son lo mismo: ponerse ropa de hombre, masculinizar la feminidad (o femenizar la masculinidad, como queráis sentirlo). Lo que pasa es que decir tomboy para unos pantalones de pinzas o una fiesta no suena demasiado elegante a oídos de los editores.

Marlene Dietrich, muy mujer en un traje de hombre

Como siempre, a la hora de hablar de lo masculino y la moda en la mujer, sale a relucir el nombre de Marlene Dietrich. Ella fue quien puso de relevancia este estilo al aparecer con un smoking, sombrero de copa y los labios pintados (el toque femenino) en la cinta Morocco (1930). Ella representa esa fuerza de la mujer que se viste con ropas de hombre para demostrar que es igual que ellos.

Distintos looks de Katharine Hepburn. Foto: mepongoloquemegusta. blogspot. com

Años después encontraría una digna sucesora de Katharine Hepburn esa fiera indomable que hizo de las chaquetas con solapas overside, de los pantalones masculinos y de los moscasines su seña de identidad. Y siembre estaba estupenda y siempre era femenina.

Katie Holmes fue de las primeras en apuntarse a la tendencia.

Katie Holmes combina su pantalón con una ajustada camiseta negra, las gafas de sol y un pequeño borsalino. Está fabulosa y muy cómoda, un estilo todoterreno aunque le falta un toque de feminidad par llevar el tomboyperfecto. Con una camiseta más lencera o una blusa con transparencias o estilo lady estaría ideal.

Dsquared2 presentando su propuesta de este verano 2010-2011

La firma canadiense presentó este verano una versión muy british del look tomboy. Con pantalones cortos extraanchos, rebeca y camisa blanca ambas abiertas casi hasta el ombligo y zapatos Oxford. El borsalino, también recuerda a los 60 en las universidades más prestigiosas de Gran Bretaña. Un atuendo ideal para ir tumbarse en la hierba viendo un partido de criquet o admirando la regata.

Diane Kruger en la 10th Annual InStyle Summer Soiree

Diane Kruger también se apunta al look (como buena it-girl que se precie). Con ese aire elegante innato en ella, optó por una chaqueta de smoking, pajarita y shorts de smoking también, de Jason Wu. Estaba guapísima y muy femenina gracias a la camisa a las sandalias y al peinado, pero también a la pajarita que le da un toque muy inocente. Además, la longitud de la chaqueta se ve contrarrestada por el pequeño clutch en tonos claros (para hacer contraste también con la sobriedad del conjunto) y los shorts.

La modelo Stella Tennant presta su cuerpo para la versión de Zara

La firma gallega más internacional también ha lanzado su versión del masculino. Zara apuesta por la sobriedad y la sencillez con tonos muy apagados, propios del frío invierno.

Modelo de Dolce & Gabann de la colección otoño 2011

Hay que tener cuidado de no ser demasiado masculinos, un look completamente rectilíneo y sin ningún complemento para suavizarlo nos podría hacer caer en lo andrógino. Ya no hablaríamos de jugar con las prendas de los chicos y hacerlas nuestras sino de transmutarnos en hombres.

Yo tengo varios pantalones de pinzas que me compré hace un par de años y que guardé al ver que no se llevaba. Este año pienso rescatarlos y ya tengo mis zapatos Oxford para combinarlos y ser una auténtica tomboy girl.

¿Qué os parece? ¿Os animaréis a probar la tendencia?

Anuncios