Etiquetas

, , , , , ,

NOTA: ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS SOBRE LA TERCERA Y LA SEXTA TEMPORADA DE LOST Y SOBRE LA CUARTA TEMPORADA DE FRINGE. SE AVISARÁ OTRA VEZ ANTES DE CADA SPOILER.

Si esto fuera una película la historia sería la siguiente: en 1966 un chico nace en Nueva York aunque pronto se muda a Los Ángeles. Allí crece viendo las cintas de Steven Spielberg y grabando sus propias películas caseras con una cámara Super 8. Años más tarde consigue convertirse en un gran productor de televisión gracias a su poder para crear grandes comienzos y construir una mitología capaz de arrastrar a los seriéfilos a un mundo de conspiraciones y de locas teorías.

Gracias a eso y a su buen hacer a la hora de construir unas relaciones familiares llenas de problemas, consigue trabajar con el hombre al que admira. Juntos crean ‘Super 8, una cinta que rememora todos esos recuerdos de la infancia e intenta recuperar el espíritu de la infancia. Pero esa pareja no es la pareja de la película. No digo que el tándem Spielberg-Abrams no funciones, pero la pareja del director, guionistas y productor californiano es el chico que se esconde. El tímido mejor amigo que se esconde de los focos y que supone el complemento perfecto para Abrams: estoy hablando de Michael Giacchino, compositor de más de media docena de producciones de Abrams.

Giacchino y Abrams colaborando en la creación de la banda sonora de “Star trek”

J.J. Abrams nació en Nueva York pero se mudó a California cuando era muy pequeño. Creció haciendo pequeñas películas caseras en su sótano, y cuando se hizo adulto escribió los guiones de algunas películas bastante nostálgicas y pastelosas tiernas como ‘A propósito de Henry’ (Regarding Henry, 1991) o ‘Eternamente joven’ (Forever Young, 1992). Pero todavía sentía que le faltaba algo, que no estaba completo.

El primer trabajo del director de ‘Super 8’ fue como asistente de los efectos de sonido de la cinta de horror fantástica de serie B, ‘Nacido en la noche’ (Nightbeast, 1982). Compositor frustrado, escribió algunas de las piezas musicales de sus primeros trabajos, siempre con la esperanza de conseguir la mejor historia posible pero sientiendo al mismo tiempo que no estaban perfectas. Lo que a J.J. Abrams le faltaba era Michael Giacchino.

La historia entre el compositor y el guionista comenzó en 2000, cuando Abrams, jugador de ‘Medal of Honor‘, se interesó por la banda sonora de la última versión del videojuego y en su creador. De ese modo llegó hasta Giacchino (responsable de la revisión de la música de ‘Medal of Honor’). Después de mandarle un mail alabando su trabajo (e-mail que Giacchino pensó que era una broma de alguno de sus amigos) se reunieron y decidió contratarle para escribir la música de su nueva serie de televisión: ‘Alias’.

Michael Giacchino

La conexión entre ambos fue inmediata. Abrams reconoció en más de una ocasión que la primera vez que vio a Giacchino fue como si lo conociera de toda la vida, como si hubieran sido vecinos y hubieran crecido juntos. Esa unión personal tardó un poco más en perfeccionarse en el ámbito profesional.

La primera temporada de ‘Alias‘ todavía no es perfecta. La música conserva muchas influencias electrónicas, fruto de la herencia de los 90 (que duró hasta entrado el siglo XXI), a partir de la segunda temporada, la música generada por ordenador fue dejando paso a las creaciones de orquesta y Giacchino y Abrams consolidaron su relación.

El punto de comunión perfecto entre ambos fue ‘Lost’, seríe en la que Giacchino se dio a conocer a la mayor parte de los espectadores. Sus partituras, basadas en una derivación de unos pocos acordes, se reinventaban una y otra vez, conservando siempre el sentido de unidad. De ese modo, Giacchino desarrolló además su propia huella, reconocible en todas sus creaciones y que se amolda perfectamente a los personajes de Abrams. [ATENCIÓN SPOILERS]

Todas las muertes de Lost tienen la misma base con distinta intensidad.

Abrams discute con Giacchino sus ideas para series antes de que sean aprobadas, le muestra las descripciones de los personajes y le pide participación, le da a leer los guiones antes de que estén terminados… Para él, Giacchino es un creador, no solo un compostitor; utiliza la música para contar una historia que habla de los personajes y de sus emociones.

Abrams había hecho películas y series antes de conocer a Giacchino, sin embargo siempre les faltaba algo. No es que ‘Felicity’ no fuera adorable, pero no estaba del todo madura, le faltaba ese toque maestro que da Giacchino y que te toca hasta el fondo con una sola nota musical. Y la banda sonora de ‘A propósito de Henry’ (Regarding Henry, 1991) es demasiado clásica para un hombre como Abrams, que siempre está intentando evolucionar.

Super 8 special concert

Lo mismo ocurre ahora. Este año, J.J. Abrams tiene tres series en antena, de las cuales, solo dos cuentan con partituras de Giacchino: ‘Fringe‘ y ‘Alcatraz’ (que llegará en la mid-season). ‘Person of Interest’, estrenada la semana pasada, no cuenta con música firmada por Giacchino. No hay una comunión entre las imágenes y los temas musicales, es como si caminando por dos vías distintas.

Dicen que en una película, la banda sonora debe pasar desapercibida si trata de ser una buena banda sonora. Recuerdo grandes bandas sonoras que destacaban en la película, y recuerdo películas con una música tan mala que no dejaba disfrutar de las imágenes. Hoy en día tenemos el oído tan acostumbrado a oír música que somos capaces de discernir las bandas sonoras, aún cuando pretenden pasar inadvertidas. Y la mejor banda sonora es aquella que se deja sentir pero cuyo escuche potencia lo que se ve en pantalla y sobre todo, las emociones e intenciones que transmiten los personajes.

[ATENCIÓN GRAN SPOILER DE LA CUARTA TEMPORADA DE FRINGE]

Abrams ha encontrado a la persona perfecta para realizar esa labor en Michael Giacchino y sus pequeñas historias musicales. El primer capítulo de la cuarta temporada de ‘Fringe’ es un gran ejemplo de ello. El capítulo habla de la familia y de ese vacío que se siente hasta que esa persona especial lo llena. A lo largo de todo el guion, en las actuaciones de los personajes… se habla de la pérdida de Peter. Y la música se supera una vez más para envolvernos en ese aire de melancolía desesperada que sienten los personajes. Michael Giacchino traspasa la pantalla y consigue trasladar la soledad de Olivia, la desesperación de Walter y esa tristeza y rabia que hay en el ambiente.

En cualquier otra película, los personajes, después de un terrible malentendido se separarían y, si es una comedia romántica volvería a estar juntos tras un acto de amor heroíco y bastante vergonzoso del chico de la película. En el caso de un drama ambos seguirían separados para siempre, añorando lo que perdieron y sintiéndose incompletos por el resto de su vida.

Confío en que esto sea una comedia romántica (de ahí el título) y que, aunque ambos seguirán haciendo proyectos por separado, J.J. Abrams recuerde que el italoamericano es la pareja que mejor se complementa con él. Mientras tanto, disfrutamos con nuestras dosis semanales de Fringe.

Por su parte, Giacchino ha tenido otras grandes parejas de baile, siendo Pixar su amante más fiel y ‘Up’ su cumbre. El tema de la película es el mismo en el corto que cuenta la vida de Carl y Ellie y que se acelera en los momentos de mayor aventura.

A pesar de la gran pareja que hacen Giacchino y Pixar (y que le valió el Oscar por la banda sonora de Up) con Abrams consigue reinventarse una y otra vez y, al mismo tiempo, está en casa.

Anuncios