Etiquetas

, , ,

One night in October es el título de el segundo episodio de esta cuarta temporada de Fringe. La serie ha seguido la línea iniciada la semana pasada y nos ha regalado un capítulo en recuerdo de Peter, o mejor dicho, en recuerdo de su ausencia. Si el otro día veíamos cómo todos se encontraban perdidos sin el creador del puente entre los dos mundos la estrategia de este capítulo ha sido distinta y se ha centrado en remarcar cómo algunas personas dejan una huella en nosotros que permanece aunque no podamos recordarles.

Si Neither Here not There fue un gran capítulo, One night in October es un capitulazo a la altura del maravilloso White Tulip (episodio 18 de la segunda temporada) y con un mensaje parecido. Porque en One night in October se demuestra también que existen las segundas oportunidades. Si en aquel caso era un tulipán dibujado en un trozo de papel, ahora hablamos de salvar la vida varias personas y recordar que la bondad que nos han dado puede ayudar a otros.

Foto: fringefiles. com

Tenía ganas de ver el capítulo y descubrir si continuarían la línea iniciada la pasada temporada de emitir un capítulo centrado en un universo y el siguiente en el otro. Sin embargo tengo que reconocer que la decisión que han tomado me parece mucho mejor. Tras crearse el puente entre ambos universos era necesario que llegara un día en el que ambos tuvieran que trabajar juntos y One night in october nos habla de esa primera colaboración interuniversal.

La trama policial me ha gustado mucho. Al contrario que en la mayoría de los capítulos, el grado de ciencia ficción ha disminuído ligeramente y ha cedido paso a la explicación emocional. A pesar de que soy una gran fan de las criaturas fantásticas y explicaciones rocambolescas que nos han proporcionado a lo largo de tantos capítulos Fringe me ha demostrado que se puede hacer un gran capítulo sin necesidad de babosas gigantes.

Las actuaciones de los actores ha sido soberbia, con Anna Torv superándose a sí misma una vez más. Las escenas en las que Olivia y Altivia comparten plano resultan creíbles y suman enteros. Su interpretación de estas dos versiones de un mismo ser son siempre deliciosas. Pero como siempre, me estoy adelantando así que vamos a empezar desde el comienzo.

Un hombre está en una extraña sesión de terapia en la que rememora un momento feliz de su infancia pero la verdad es que el no parece muy alegre. Mientras su entrevistador se mantiene tranquilo y muy distante, el hombre tiembla y está cada vez más pálido. Entonces vemos la lágrima que cae por su mejilla y ¿eso son tubos? El pobre hombre está siendo congelado vivo por un tubo conectado a su cabeza y lo último que recuerda es que era feliz cuando se tomó la fotografía. Guau, crimen por congelación con interrogatorio hiperextraño de por medio; esto es un nivel totalmente nuevo incluso para Fringe (incluso para Criminal Minds). ¿Qué clase de monstruo es este? ¿Por qué los interroga? Por un momento me acordé de un capítulo de Criminal Minds en el que un terapeuta mataba a sus pacientes utilizando sus propias fobias, ¿igual este hombre hace lo mismo?

El extraño cable con líquido azul. Foto: fringefiles. com

Antes de que podamos averiguar algo más, llegan los créditos. Esas maravillosas palabras con fondo dorado. En esta ocasión nos encontramos con: existencia, terapia, plano etéreo, paradoja temporal, piedra filosofal, trangénesis, bilocalización. Recuerdos de Peter y de la magia que va a ser necesaria para traerlo de vuelta con nosotros donde quiera que esté. Porque sigue sin estar aquí. Walter habla a Lincoln (que contenta estoy de que hayan decidido reclutarlo para nuestro universo) de la maldad de los de “over there” al tiempo que tapa todas las superficies reflectantes presentes en el laboratorio. Sinceramente, creo que Walter teme que si vuelve a ver u oir a ese hombre y la gente lo descubre lo llevarán de vuelta a Sant Claire´s. Me da mucha pena porque si empezara a hacer caso de las voces y encontrase a Peter no tendría que volver al psiquiátrico nunca más.

Mientras Walter describe con todo detalle las maldades del otro universo ante un atónito Lincoln que parece arrepentirse de haber entrado en la unidad llega Astrid para recordarle a Walter que “What is in the past is in the past”. Me resulta gracioso porque en sus series, Abrams siempre intenta resolver los asuntos del pasado y levanta polvaredas que luego no hay quien limpie (si no que se lo digan a Jacob y a su hermano, que por una rencilla empezaron todo el lío de la isla).

Y a pesar de lo mucho que ha cambiado, me alegra ver que algunos detalles de Walter permanecen. Oirle llamar a Lincoln, Kennedy y ver la cara del chico me recordó a todos los nombres que Astrid ha tenido. Además, Lincoln tiene un aspecto muy JFK.

Justo cuando Lincoln se va llega Olivia, quien se muestra muy sorprendida por la eficiencia del muchacho. Y ahí está la celestina Astrid para sugerirle que el chico es guapo y está soltero. Bien por Olivia cuando le dice que Lincoln no es su tipo (aunque todas las excusas laborales que dan son ciertas e inválidas porque ya hemos visto que podía funcionar una relación con un compañero de trabajo) porque todos sabemos que su tipo es Peter. Pero Astrid mete el dedo en la llaga al preguntarle si se ha planteado alguna vez que su tipo puede no existir. Y mi parte amante de los culebrones, que ya tuvo varios sobresaltos la semana pasada, vuelve a sacar las garras porque Peter está ahí y pronto lo veremos. Pero no puedo evitar pensar que Astrid tiene razón y que Peter no está ahí y que Olivia tiene un agujero negro en su interior que se la está comiendo viva, lo cual me lleva a pensar que en universo Abramsiano solo hay una pareja para cada uno.

Olivia no puede replicarle a Astrid porque el deber llama, y ya me estoy preparando yo para verla en la escena del crimen y hacer magia cuando Broyles nos cuenta que ha habido 23 asesinatos. Y a mí se me queda la misma cara que a Olivia, ¿cómo no nos lo han dicho? Pues porque son asesinatos de “over there” y hay algo más, los dos equipos van a trabajar juntos. ¡What? ¿Y cómo es que los otros han dejado que un hombre matara a 23 personas? Pues porque, como nos explica Altivia, el asesino en cuestión tiene un I.Q. De 220, vamos que si no es un dios poco le falta. El hombre lelva cinco años matando y ahora han conseguido su identificación pero no pueden encontrarle así que necesitan al John McClennan de nuestro lado para que vaya al otro universo y desvele algunas pistas sobre el comportamiento del asesino en serie.

Y yo estoy como Olivia, ¿de qué les va a servir un hombre de aquí para la investigación? Pues resulta que nuestro John McCleanne es un profesor de psicología forense experto en asesinos en serie. Redoble para las coincidencias máximas. Parece que somos dos lados de la misma moneda, bien y mal, asesino y cazador, me pregunto qué versiones tendremos nosotros de los personajes.

Y atención porque seguimos desvelando momentos de la estancia de Olivia “over there”. Ya sabíamos que Olivia fue secuestrada pero eso también ocurrió mientras Peter existía. Lo que descubrimos ahora es que AltBroyles sigue vivo y que la otra Olivia vino a nuestro mundo para robar las piezas de la máquina. ¿Mi suposición? Walternate descubrió la existencia de nuestro universo y secuestró a Olivia para que Altivia la suplantara hasta el final de su misión y una vez acabada devolvieron a Olivia a nuestro universo. Esta Olivia que no tiene a Peter no encontró el valor para huir una vez estuvo retenida.

Volviendo a la trama del capítulo, el profesor John McClennan accede a realizar el perfil que Olivia le pide, a pesar de que ella no le ha dado ninguna información y le prohíbe saber a dónde va (me encanta el momento en el que John se remanga la camisa para que le inyecten el tranquilizante y se lo dan para beber). Mientras él y Olivia viajan, “over there”, Altivia se está preparando para suplantar la identidad de Olivia en la investigación. Tranquilos, no es malo, las dos partes han prometido que iban a confiar en los otros y por el momento tienen intención de cumplirlo. John McClennan no debe saber que viaja a otro universo así que resultaría sospechoso que conociera a Altivia y como la investigación es de “over there” Altivia está más preparada.

Mientras Altivia se pone la peluca, llega AltLincoln y descubrimos que en este universo sigue enamorado de ella (al menos algunas cosas no han cambiado) y que Altivia todavía está con Frank. Era de suponer ya que la única razón por la que Altivia y Frank rompieron fue porque ella estaba embarazada y enamorada de Peter.

Al otro lado de la ciudad, en una gasolinera, el asesino John McClennan vigila a una madre y a su hija. ¿Es eso lo que busca? ¿John intenta volver a su infancia y recuperar esa inocencia? Bueno, al final resulta que no iba a estar tan desacertada.

Foto: fringefiles. com

Y hablando de perder, en nuestro universo Walter se está sometiendo a una terapia bastante peculiar. En una escena preciosa con unos planos asombrosos Walter recurre a Mozart para ahogar la llamada del hombre misterioso. Pero sus métodos tienen preocupada a Astrid, que ha revisado sus medicamentos y ha averiguado que nuestro adorado Walter se está sobremedicando. Algo que con Peter no era un problema (Walter se organizaba sus drogas y hasta ahora no le habían hecho ningún mal) ahora mismo puede suponer una catástrofe. Y mi queridísimo Walter ya no confía en nadie y no es capaz de decirle a Astrid lo que está pasando. El mismo hombre que fue a casa de Astrid a comunicarle lo que William Bell le había dado en herencia, el mismo que sufrió con el ataque a Astrid, ese Walter no es capaz ahora de abrirse al corazón más dulce de la serie.

La elección del Requiem de Mozart no es casual como todo en una serie de Abrams. ¿Qué mejor que una pieza funeraria que no pudo completarse porque su autor murió el pleno proceso para explicar la pérdida de alguien que se ha ido demasiado pronto? Peter no pudo terminar su misión porque su misión no era solo crear el puente, era vivir.

Antes de que nos enganchemos completamente a Walter la historia se traslada de nuevo a “over there” porque el profesor John McClennan ha comenzado su evaluación sobre el terreno. McClennan nos desvela que su otro yo es un hombre muy inteligente, obsesionado con el cerebro y tremendamente infeliz que necesita liberarse de su miseria. Todas sus víctimas eran gente feliz. Los desprecia por ello, son los sentimientos lo que importa.

Y entonces vemos que en la gasolinera la niña ha ido al baño y al volver su madre y John han desaparecido. ¿Les está castigando por ser felices cuando él no pudo disfrutar de esas comodidades en su infancia?

Dios mío, no sé cómo Altivia pudo engañar a nuestros chicos porque se le da fatal hacer de Olivia. Es impaciente, no es tan inteligente y le cuesta hacer conexiones que Olivia habría hecho fácilmente. Aún así, y como le demuestra AltLincoln a Olivia, las dos tienen ciertos aspectos en común. Pero Olivia se habría asegurado de que todas las fotos que pudieran despertar las sospechas de McClennan fueran removidas. Así, John descubre una foto de su padre en un tractor y empieza a sospechar. Yo también lo haría si una foto de mi padre estuviera en el tablón de un asesino y si en esa casa estuviera también el sillón favorito de mi infancia. Así que McClennan, que ya ha sido demasiado tolerante accediendo a este perfil tan secreto, se coge un rebote de tres pares de narices y se va de la casa para encontrarse a Olivia y Altivia y una enorme masa de ámbar cubriendo todo el barrio. Y McClennan se lo toma bastante mejor de lo que yo lo habría hecho y en vez de armar un escándalo escucha lo que Olivia tiene que decir.

Y Olivia, siempre Olivia, demuestra que tiene una sensibilidad especial para conectar con la gente y consigue lo que la impetuosa y egocéntrica Altivia no logra, que McClennan se abra a ella. Olivia sabe lo que es tener un pasado traumático porque su padrastro le pegaba (al menos en eso la historia se mantiene). Atentos que Altivia ha escuchado la confesión de Olivia y por su cara, me parece que ella nunca sufrió abusos (lo que explicaría su autoestima tan alta y esa seguridad en sí misma que desprende).

Por cierto, parece que en el universo alternativo Charlie está viviendo una maravillosa luna de miel con la señora bichos, la extraña chica que le trató de su gusano y con la que salió en la tercera temporada.

Volviendo a la conversación entre Olivia y John, parece que al final la teoría de dos universos como espejos opuestos es errónea. Sería más acertado una que los defina como un árbol con distintas ramificaciones: el respetable profesor McClennan también tiene un dark passanger (emulando a Dexter) pero al contrario que el John de “over there” él tenía a alguien para recordarle que incluso en los momentos más oscuros podemos agarrarnos a la luz. Marjorie es el Peter de McClennan, la persona que le dio el equilibrio que necesitaba (de un modo no sexual). John tiene además esos sentimientos que al asesino le faltan, los psicópatas no tienen habilidades empáticas pero al profesor le enseñaron las consecuencias positivas de la bondad y del amor, la protección que significa tener a alguien a tu lado. Y ahora mismo siente pena y está convencido de que podría ayudar al asesino si le habla de su experiencia. El mal del profesor que quiere corregir el mundo y que seguro que nos da muchos problemas.

Efectivamente, en cuanto las dos Olivias y AltLincoln abandonan la casa el profesos McClennan aprovecha para escaparse con el fin de convencer a su versión malvada de que todavía hay esperanza para él.

Olivia en la Fringe Division. Fotos. fringefiles. com

La Fringe División se encuentra con AltBroyles (que está vivito, coleando y tan militar como lo recordamos) y con Astrid (resolvedme esta duda pro favor¿Astrid es aquí una máquina? Porque nunca fija la mirada y las operaciones que realiza la convierten en algo más tecnológico que humano). Mientras todos están perdidos y a la espera de que Astrid tenga estadísticas certeras sobre el paradero de John, Olivia demuestra una vez más que es mucho más válida que Altivia y apuesta por su instinto. El padre de John trabajaba en una granja, si fuera ella, allí sería donde realizaría los asesinatos.

Comienza así el tercer acto del capítulo y las acciones va a estar mezcladas así que hablaré primero de los investigadores y luego me centraré en los John.

Siguiendo las indicaciones de Olivia todo el equipo prepara un operativo para ir a la granja de los McClennan (que ahora está abandonada) y Altivia le dice a nuestra chica que van a ir juntas en el coche.

He de confesar que las escenas en las que interactúan me parecen geniales y muy bien conseguidas. Realmente parece que hubiera dos actrices distintas en el mismo escenario y no una misma actriz con dos roles. En el coche nos regalan otro pedacito de magia con revelaciones incluídas. La curiosa Altivia le pregunta a Olivia (de una forma aparentemente despreocupada pero que se nota claramente que es curiosidad malsana) si lo que dijo antes sobre su padrastro era cierto o si era solo para que McClennan se abriera. Y Olivia, sin inmutarse y siguiendo la estela iniciada el cpaítulo pasado de contarle a todo el mundo su vida (antes era más reservada) le confiesa que es cierto y sin apenas pestañear suelta que ella mató a su padrastro. *Recordemos que en el sexto episodio de la primera temporada (titulado The Cure), ella le confesó a Peter que una noche, cuando ella tenía 13 años, no pudo aguantar más las palizas y cogió la pistola de su padrastro y le disparó pero no murió. Desde entonces, cada año, el padrastro le enviaba una tarjeta para recordarle que todavía estaba por ahí fuera.

Sin padrastro no hay tarjetas y no hay inseguridad pero tampoco hay inocencia. Olivia es más oscura y triste y es más fría, está más cansada y amargada. No sabemos cómo ni cuando pasó pero seguro que pronto lo sabremos.

Una vez en la granja vemos lo que ya suponíamos, allí no hay nada (el truco es más viejo que las propias series de televisión) pero AltLincoln y Olivia siguen buscando y encuentran los restos de la vieja casa y la puerta que da acceso al sótano (detalle curioso que seguramente sea una ida de olla pero cuando AltLincoln está con Altivia las cosas no parecen salir bien, sin embargo con Olivia hacen progresos).

En el sótano John está preparando a la mujer de la gasolinera cuando el profesor McClennan llega y le intenta convencer de que no tiene que hacer eso, de que puede superar sus instintos. Pero John que a pesar de estar en shock por ver a ese gemelo al que nunca conoció sigue gobernado por sus institntos asesinos y va a coger la vieja pistola de su padre. Y el profesor utiliza sus recuerdos para demostrarle a John que tiene que escucharle. Una noche de octubre (la misma que da título al episodio) los padres de ambos los descubrieron. Pero mientras al John asesino su padre le dio una paliza durante tres días, el futuro profesor McClennan escapó y conoció a Marjorie. Una noche de octubre sus destinos se bifurcaron, una pequeña decisión cambió el curso de muchas vidas. Porque como nos han estado diciendo a lo largo de toda la serie, so nuestras decisiones las que nos definen (Walter “secuestrando” a Peter, Olivia rescatando a Walter, Peter confiando en la bondad de su padre…).

Y chapeau para el actor invitado de esta semana, consiguiendo que empaticemos con su historia, se me ponían los pelos de punta al escucharle hablar de su Marjorie. John también se ha quedado impactado pero como nadie le enseñó nunca a controlarse hace lo único que siempre ha sabido hacer: cazar.

John conecta al profesor a la máquina y por fin descubrimos qué demonios hace. A medida que el profesor recuerda a Marjorie (y aparecen esas hermosas imágenes bañadas en una luz celestial) John parece sentirla también. En realidad lo que ha estado haciendo siempre ha sido robarles a otros lo que él no puede tener, quiere sentir, estar completo.

Guiño a los glyphs code. Foto: fringefiles. com

Cuando llegan Olivia y AltLincoln, el profesor está conectado pero John no. Esta vez ha surtido efecto y ha sido capaz de sentir algo (me acabo de acordar que en el primer crimen, John estaba impasible, sin embargo en este “interrogatorio” se ha emocionado; parece que su conexión con el profesor ha sido la responsable de que por primera vez su experimento diera resultado y se haya “curado”). Sin embargo, con la bondad también vienen los remordimientos y la culpa y para un hombre que nunca a ha sentido, notar ahora que le ha robado a otra persona lo más importante de su vida es abrumador. John se suicida antes de que Olivia pueda hacer nada.

John le dice a Olivia: I took her from him. I shouldn’t have” (“Se la quité, no debería haberlo hecho”) en referencia a los recuerdos de Marjorie. ¿Eso significa que ahora que Marjorie no está el profesor va a sucumbir a sus instintos asesinos? Realmente sería una lástima pensar que por no recordar a alguien pierdes todo lo bueno que esa persona te enseñó, sobre todo porque eso significaría que no hay ninguna posibilidad de que volvamos a tener a Peter de vuelta. Una vez “over here” Olivia y Broyles tienen la misma conversación y se confirman los temores: el profesos McClennan no solo no recuerda la misión en el universo alternativo sino que tampoco tiene ningún recuerdo de Marjorie. Pero antes de que perdamos la esperanza, McClennan le dice a Olivia la frase que Marjorie le enseñó a él: “Even whe it´s the darkest we can step into the ligh” (“Incluso en la mayor oscuridad podemos ir hacia la luz”). Puede que Marjorie se haya ido pero su pegada permanece imborrable en John, el cambio que supuso en su alma es tan grande que se ha adherido a él. Y Broyles remata el recuerdo indirecto a Peter diciendo: “I´ve always thought there where people who leave an indelible mark on our soul, an imprimt that can never be erased (“siempre he pensado que hay gente que deja una marca imborrable en el alma. Una marca que no puede ser eliminada”). Y The Observer vigila desde el fondo las enseñanzas de Broyles que esperamos que Olivia empiece a practicar en breve la sensación de esa huella imborrable y recuerde a Peter.

Ese sombrero es inconfundible. Foto: fringefiles. com

Con él cerramos el capítulo, con él y su llamada de socorro a su padre (no biológico pero sí para todo lo que realmente importa). Pero Walter todavía no está preparado y sigue teniendo miedo de Peter, aunque ahora interactúa con él para que podamos descubrir que Peter está aquí. ¿Y dónde es aquí? Creo que la palabra de esta semana: LIMBUS nos desvela algunas pistas. Como si no tuviéramos suficiente con dos universos ahora tenemos a Peter vagando por la nada. No sé cómo vamos a llegar a él pero algo me dice que la semana que viene nos adentraremos algo más en su perspectiva de la historia (siguiendo la dinámica de contar en cada capítulo la historia de un universo). Y es que ya es momento de continuar la historia y despejar algunas incógnitas sobre todo porque las audiencias siguen cayendo y me temo que la culpa es la desaparición de Joshua Jackson (los fans quieren a sus personajes en todos los capítulos).

Una semana más seguimos sin ver a Walternate ni a Nina Sharp así que no sabemos si están bien o no, si siguen vivos y sobre todo cómo empezó esta rivalidad.

La música ha sido excelente, como de costumbre, y los actores han estado todos espléndidos. Anna Torv ha sufrido el cambio radical de sus dos personajes y los interpreta de forma sublime. Hemos visto muy poquito a John Noble esta semana porque al no estar Peter sus trama su trama no está conectada con la trama principal, pero lo ha dado todo en sus apariciones. Siempre es un placer verle y esta versión desvalida y asustada le sale bordada.

La incorporación de Seth Gabel a las tramas de nuestro universo ha sido un acierto, no solo para nuestra vista sino también porque sin Peter y sin Charlie (porque por lo que parece nuestro Charlie murió por culpa del metamorfo), Olivia necesita un apoyo.

Me pregunto qué pasará una vez que traigan a Peter de vuelta. Supongo que aunque algunos recuerdos vuelvan, la línea de tiempo permanecerá reescrita como hasta ahora y no se volverá hacia atrás (con lo que se perdería todo lo que hemos visto ahora y una vez pase pero dos ya sería una tomadura de pelo). Claro que su reaparición llevará seguramente a la creación del puente y todos acabarán viviendo felices (Peter con Olivia y Lincoln con Altivia).

Se acabó por esta semana. Foto: fringefiles. com

Anuncios