Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Aunque para el 90% de vosotros las informaciones que se den en este post no serán nuevas, hoy en día hay que avisar de todo así que si no habéis visto el final de la sexta temproada de ‘Bones’ y no queréis ser spoileados más vale que no leáis nada de esto porque ataréis cabos y al final acabaréis descubriendo el pastel. Por lo demás, sed bienvenidos.

El final de la sexta temporada de ‘Bones’ nos dejaba una noticia sorprendente: la querida Temperance Brennan estaba embarazada de Booth. Después de seis años de tiras y aflojas y tensiones sexuales no resueltas, el dúo protagonista pasaba de los flirteos a una paternidad en tan solo dos capítulos rompiendo así uno de los atractivos de la serie y que destruía varios de los rpincipios de los personajes. ¿Porqué había decidido los guionistas tomar esa decisión? La respuesta es sencilla: Emily Deschanel estaba embarazada en la vida real.

Por lo tanto, los responsables de la serie tenían dos opciones: o esperar hasta que Emily diese a luz para grabar la nueva temporada o introducir al bebé en la trama. Dado que la serie es uno de los platos fuertes de la FOX, esperar podría suponer un peligro para su permanencia en la parrilla, sobre todo ahora que el público es cada vez más infiel a sus series. Así, la única solución parecía ser la introducción del bebé en escena, aunque eso supusiere destruir la esencia de la serie.

Baby Booth en camino

Aún así, la séptima temporada va a ser inusual. En primer lugar contará con 13 episodios en lugar de los 22 habituales. Sin embargo, los capítulos se esparcirán a lo largo de toda la temporada, desde noviembre hasta mayo. ¿Cómo lo van ha hacer? En primer lugar, dividiendo la temporada en bloques independientes y separados en el tiempo, para no dejar a los espectadores con la intriga varios meses. También, aprovechando el parón que realizará ‘Bones’ a mitad de temporada, su creador Hart Hanson, presentará la primera temproada de ‘The Finder’, el mal llamado spin-off de ‘Bones’. La serie se presentó la temporada pasada en uno de los capítulos de ‘Bones’, sin embargo, la sensación al ver el capítulo era la de un crossover entre dos series, más que la introducción de ‘The Finder’ en ‘Bones’.

El embarazo de una de las actrices de tu serie siempre supone un cambio en los planes y en algunas ocasiones, la situación se resuelve con mayor o menor soltura.

Por ejemplo, el embarazo de Sarah Jessica Parker en ‘Sex and the City‘ provocó que la quinta temporada de la serie constase únicamente de ocho episodios. Durante esos episodios el embarazo se disimuló lo mejor que se pudo, con prendas anchas, collares y tiros de cámara por encima del pecho. La decisión, aunque drástica, era lógica: un personaje como Carrie nunca tendría un hijo, y la aparición de un bebé acarrearía muchas preguntas que no se podrían responder. El único problema es que los espectadores disfrutamos un poquito menos de las chicas de Manhattan.

Su compañera de reparto, Cynthia Nixon se quedó embarazada un poco antes que Sarah. En su caso, la solución fue distinta y se decidió incorporar el embarazo a la trama de Miranda. Así, al final de la temorada, la pelirroja y Steve se convirtieron en padres.

Algo parecido le sucedió a Lisa Kudrow en ‘Friends. Su personaje, Phoebe, decidió ayudar a su hermanastro y a su mujer y gestar en su vientre a los trillizos de la pareja. La situación dio pie a una de las tramas más alocadas y divertidas de la serie y a uno de los momentos más tiernos y tristes cuando Phoebe intenta quedarse con uno de los bebés.

Cuando Jennifer Garner anunció que se quedaba embarazada, los responsables de ‘Alias’ sopesaron la idea de no introducirlo en la trama. Pero teniendo en cuenta que la serie contenida un alto grado de escenas de acción y que Garner no podría tomar parte en dichas escenas, decidieron incluír el embarazo en la trama. De ese modo no perdían a su actriz principal.

Eso mismo tendrían que haber hecho en ‘Expediente X‘, cuando Gillian Anderson se quedó encinta. En esa ocasión, los directivos optaron por disminuir la participación de la agente Scully enviándola a dar clase a Quantico. A partir de ahí, sus converaciones con Mulder se realizaban por telefono y cuando tuvo que coger la baja maternal, Scully fue abducida. Aunque su abdución se desarrolló muy bien y acabó desembocando en una de las tramas más importantes de la serie, habría sido interesante ver cómo los personajes lidiaban con una Scully embarazada (dicho embarazo podría haber sido resultado de algún experimento alienígena, para continuar con la dinámica de la serie).

Cuando los guionistas de ‘How I Met Your Mother’ se enfrentaron al embarazo casi simultáneo de las dos actrices de la serie optaron por sacarle partido a la situación. Aunque los embarazos no fueron incluídos en los personajes (en el caso de Alyson Hanningan, su personaje, Lily podría haberse quedado embarazado pero consideraron que era demasiado pronto y la Bobin de Cobie Smulders odia a los niños con lo que sería tirar piedras contra su propio tejado).

De ese modo la cuarta temporada estuvo llena de gags sobre la condición de las chicas que iban siempre escondidas tras bolsos gigantescos. También en pequeñas ocasiones como en el episodio The Possimpible en el que Lily ganaba un concurso por comerse 33 perritos calientes en 8 minutos y podíamos apreciar su barriga de embarazada.

Cuando llegó el momento de dar a luz para Hannigan, su personaje Lily, abandonó la serie durante cuatro episodios. ¿La excusa? Un chiste ofensivo de Barney provocó el enfado de Lily que desapareció hasta que las aguas se calamaron.

En Embrujadas, optaron por una solución mixta. Holly Marie Combs se quedó embarazada en la sexta temporada, en un momento en el qeu su personaje estaba pasando por una crisis sentimental. Así que durante los primeros meses optaron por disimular su barriga con ponchos y grandes bolsos. Sin embargo, cuando ya era más que evidente que estaba esperando un hijo, aprovecharon la introducción de un personaje del futuro para volver a juntar momentáneamente a la pareja y que Piper se quedara embarazada de su segundo hijo.

En la última temporada de la serie, la actriz se quedó embarazada de su segundo hijo. Sin embargo, en esta ocasión, optaron por ocultarlo completamente para no modificar toda la trama de la serie.

Más preocupante fue el caso de Jamie Lynn Spears, la hermana pequeña de la famosa cantante. Jamie Lynn era la estrella de una exitosa serie juvenil llamada ‘Zoey 101’ cuando se descubrió que estaba embarazada. Tenía 16 años por lo que su condición supuso todo un escándalo entre la industria. La serie no podía aceptar que su personaje, una joven cándida e inocente, se quedase embarazada y la reputación de Lynn había bajado de forma alarmante. Al final la solución fue cancelar el programa, dejando a Lynn y a sus compañeros sin show.

En cada ocasión la decisión es completamente distinta y los resultados son cuanto menos, curiosos. A veces la serie sale beneficiada de la situación y en otras ocasiones se resiente enormemente.

¿Cuál os parece la mejor solución?

Anuncios