Etiquetas

, , , , ,

Después del maravilloso One Nigth in October de la semana pasada, nos encontramos con otro gran capítulo, cuyo único problema es que bebe demasiado de otro de la serie. Alone in the World tiene el mismo tema que en What Lies Below (el episodio trece de la segunda temporada en el que Peter casi muere y se nos da a entender que Walter secuestró a su hijo de “over there”): el temor a perder a un ser querido.

En esta ocasión Walter vuelve a tener un protagonismo pleno y es él quien protagoniza las mejores escenas del capítulo. La trama resulta entretenida y sigue la línea iniciada en el capótulo de la semana pasada: tramas espejos conectando así el caso con los problemas de los personajes y el tema a tratar.

Además, poquito a poco vamos desvelando nuevos aspectos de la nueva vida de los personajes y se confirma la teoría de una pequeña decisión puede afectar el curso de todo un mundo. ¿Comenzamos?

Foto: fringefiles. com

Lo primero que vemos en este episodio es a Walter en su evaluación mensual con su médico de St. Claire´s (sí, el mismo que lo retuvo por la fuerza en The Equation, el episodio octavo de la primera temporada). Parece que el médico ha oído hablar de la nueva “afición” de Walter por tapar espejos y demás superficies reflectantes y eso le resulta preocupante. Aunque Walter intenta restarle hierro al asunto, el médico no se lo traga y me da a mí que si no se lo lleva ahora mismo a St. Claire´s seguramente necesite algún tipo de consentimiento de Olivia o algo así (recordemos que cuando la otra vez lo internó sin el consentimiento de Peter se armó un gran escándalo). Para alegría nuestra y a pesar de que Walter ha hecho un gran trabajo cubriendo los espejos, la libreta del médico es reflectante (que curiosa “coincidencia”) y podemos ver a Peter aunque sea un nano segundo y aunque el efecto sea muy cutre.

Después de recordarnos el tema de la temporada es momento para iniciar la trama capitular y así nos encontramos en medio de una escena de bulling a un niño. Dos chavales persiguen a un niño hasta lo que parece ser una mina abandonada, pero antes de que puedan hacerle daño al chaval, una especie de plantas trepadoras empiezan a crecer alrededor de ellos y les chupan la vida.

Nos vamos a créditos y otra vez regresamos al eje de la temporada: Olivia está buscando a Peter en la base de datos del FBI a través de un boceto hecho por ella misma. Cuando Lincoln llega y Olivia se lo oculta podemos estar seguros de que pasa algo. Después de lo que vimos la semana pasada y de lo que sabemos de Walter, dudo mucho que él le haya dicho a la persona que tiene su custodia que está viendo a un hombre al que nadie más ve. Básicamente porque eso podría sigificar su regreso a St. Claire´s. Y eso solo nos deja una posible respuesta que Olivia haya estado viendo a Peter. El único problema es que no tenemos pruebas de que eso haya sucedido, y la única vez que sabemos que Peter se el apareció al amor de su vida, ella no pudo verlo.

El rostro de Peter en la pantalla de Olivia. Foto: Fringefiles. com

Por cierto, que ha sido Olivia la que ha mandado llamar a Lincoln, ¿posible acercamiento romántico entre ellos dos? Es innegable que existe química entre ellos pero no estoy segura (al margen de mis deseos como espectadora) de que en este universo ellos dos puedan tener algún tipo de relación amorosa. Lincoln me alivia un poco cuando, al ofrecimiento de Olivia de charlar si necesita hacerlo (ya sabéis, ha pasado por mucho ultimamente: la pérdida de su compañero, el descubrimiento de una nueva división del FBI, el conocimiento sobre un universo alternativo que ha intentado destruirnos, etc.) responde que no necesita nada.

Antes de que puedan continuar charlando, Broyles llama y los dos agentes se dirigen a Hyde Park, el mismo lugar en el que los dos matones fueron atacados por las plantas mágicas. Ahora bien, los chicos están más descompuestos que unas momias egipcias y eso que solo llevan doce horas desaparecidos. Sea lo que sea esa planta, parece que se alimenta de las personas y las deja secas (un poco como en La Momia, cuando Imhoteph resucitaba). Walter sigue sin salir del laboratorio y su humor es cada vez más irascible y desordenado.

Lincoln descubre las huellas del niño y la teoría es que la causa de la muerte puede ser un virus. Ahora hay que encontrar al niño antes de que presente algún síntoma extraño.

Los cuerpo llegan al laboratorio de Harvard y con él Broyles. Su visita no tiene nada que ver con la cortesía sino que está más centrada en la evaluación psicológica de Walter. Broyles está preocupado por si Walter a perdido la razón y la verdad, la aparición de peter en este momento no está ayudando nada a salvar la reputación de Walter. El adorable doctor acaba estallando y admite que se está volviendo loco (aunque, una persona que está loca nunca admitiría que lo está, así que, Walter no está loco, o bueno, al menos no de lo que le están acusando).

Olivia llama a Broyles para informarle de que han encontrado al tercer niño, un muchacho tímido y solitario que se pasa la hora del almuerzo dibujando en su cuaderno. Por el momento sabemos que no tiene padre y que su madre está fuera de la ciudad mucho tiempo, así que Aaron no tiene a nadie que cuide de él (igual que Walter no tiene a nadie que cuide de él tampoco). Por cierto, un detalle muy de Walter el aparecer ante un niño asustado con un casco y cubierto de sangre, es lo mejor para ayudarle a tranquilizarse.

Aaron, nuestro "Peter" de la semana. Foto: fringefiles. com

La unión entre Walter y Aaron está más que servida, y se nos presenta como excusa para conocer los entresijos de la vida de este Walter y comprender de forma más profunda el daño que causó en él la muerte de su hijo. Cuando Aaron coge un juguete que perteneció a Peter y éste se enfada ya sabemos que hay algo detrás. Y efectivamente, más adelante, Walter relata a Aaron la historia de su vida de una forma conmovedora: cuando Peter murió Walter cruzó al otro lado para salvar al otro niño. Tras rompérsele el frasco con la cura, cruzó hacia nuestro universo con Peter para curarlo aquí. Desgraciadamente, en esta nueva versión de la historia, cuando padre e hijo cayeron al lado, ningún Observer estuvo ahí para salvarles la vida.

Volviendo a la investigación, Astrid descubre que los cuerpos están liberando oxígeno y está creciendo moho en ellos. Más que personas parecen plantas vivas. Cuando la zona de las costillas empieza a hincharse Walter toma una decisión muy sabia y entre él y Walter encierran el cubo en la caja de incubación antes de que el cadáver explote. Parece que, después de todo, los cadáveres sí que son unas plantas (unos hongos, mejor dicho) y ahora han lanzado esporas). Astrid llama en seguida a Olivia, que ha ido con Lincoln a la morgue a buscar el otro cuerpo, para avisarle de lo sucedido. Olivia y Lincoln corren hacia la morgue y Astrid llama a la propia sala. Sin embargo el empleado no es tan eficiente como Olivia and Company y prefiere comerse el shandwhich antes que coger un teléfono que le podría salvar la vida. Mala decisión chico, ya se sabe que los que se quedan quietos no llegan a anda en esta vida.

Olivia y Lincoln no llegan a tiempo para detener la explosión pero sí para evitar que las esporas se dispersen por el edificio. He de decir que me sorprende la actuación de Olivia, tan fría y burocrática. Supongo que no acabo de acostumbrarme a esta nueva parte de ella, tan resuelta y vacía.

Cuando el equipo llega y pueden entrar en la sala, hay raíces por todas partes. El hongo asesino, por extraño que parezca, no está atacando a la humanidad per se, sino que busca nutrientes y organismos vivientes para plantar sus esporas y expandirse. Así que, a eso se ha reducido la especia humana, a una incubadora de hongos. Walter también nos desvela desde el laboratorio (que espero que deje en breves porque sino va a acabar desligado de la serie) que la mejor forma de matar al hongo es secarlo al sol. Eso funcionará bien en superficies pequeñas, pero como Olivia sugiere, para un hongo más crecido y desarrollado, unas simples lámparas de U.V.A. Van a hacer bien poco, el fuego es una solución más sencilla y eficaz.

Walter ya tiene los resultados de la muestra de sangre de Aaron y resulta que el niño no está infectado (dado lo que sabemos, acerca de los hongos, de su eficacia y de su necesidad de contacto físico para actuar no me sorprende que Aaron no esté infectado). Es el momento de que Aaron se vaya a casa, lo cual, cuando no va a haber nadie ahí para estar contigo, es una mala noticia. Walter demuestra ser un padrazo y un hombre increíble cuando permite a Aaron estar con él más tiempo. Así es como llegamos a la escena tierna y conmovedora en la que Walter desvela su secreto. Lo mejor, es verlos tanto a él como a Aaron bebiendo batido de fresa (deduzco que por fin ha encontrado la receta de su restaurante favorito) con un casco de papel de aluminio en la cabeza (ya sabéis, los satélites nos vigilan). Sin embargo, las cosas se tuercen cuando Aaron empieza a sufrir un extraño ataque. Mi primera suposición, tremendamente alocada, que estamos ante un nuevo tipo de shapesifter biológico que no se transforma en una persona sino que se introduce dentro de ella. Sí, ya sé que es una locura pero peores cosas hemos visto, ¿no?

Recordando el momento entre Walter y Ella, con Aaron. Foto: fringefiles. com

Olivia, ajena a los traumas de Walter, está preparando el túnel para quemar a los hongos cuando descubren que los dibujos de Aaron están en las paredes del túnel (parece que alguien tenía un refugio secreto). Ambos empiezan a iluminar el corazón del hongo, lleno de cuerpos. Olivia da la orden de quemarlo todo.

Walter se da cuenta de la conexión entre el chico y el hongo y llama a Olivia para detener la hoguera. Olivia hace lo que le dice aunque sigue teniendo dudas sobre la conexión entre Aaron y el hongo y determina que la planta debe ser exterminada para lo cual debemos romper el vínculo que ha establecido con Aaron. Puede que el hongo si que busque matar humanos, después de todo, y esté utilizando la vulnerabilidad de Aaron para utilizarlo en sus propios fines. Walter ha averiguado algo más, el hongo es una enorme red neural con capacidades comunicativas, razón por la cual ha decidido darle un nombre (Gus). Además los brotes de la morgue y del laboratorio son inofensivos para Aaron porque al no poder conectar con Gus no ha podido unirse al niño.

Gus se está haciendo cada vez más grande e inteligente y, agarrémonos al asiento, más autoconsciente de su soledad. Es decir, que al final, todo se reduce a que el hongo se sentía solo y por eso se unió a Aaron, otra criatura sin nadie a su lado., ahora cualquier daño en el hongo herirá a Aaron. *Creo que J.J. Abrams está pasándose un poco con todo su rollo de los extraterrestres buenos y solitarios (Super 8 ya dejó más que clara su postura).

Aunque Olivia se muestra totalmente volcada con la postura de Walter (menos mal, porque después de ver su reacción al ataque de la morgue yo ya me esperaba que fuer a matar a Aaron ella misma), Broyles tiene otra postura. Tras el último ataque de Gus no se puede retrasar más tiempo la erradicación del hongo. Walter se enfrenta a Broyles y saca su vena más protectora para reclamarle que no lo haga porque si destruye a Gus matará a… Peter. Es lógico que haya dicho eso, Aaron tendrá más o menos la edad de Peter cuando enfermó y perderlo una tercera vez ya sería el acabose para él.

Es un detalle muy tierno por parte de Olivia el recordarle en voz baja que el niño se llama Aaron y demuestra también lo unidos que están. No intenta reñirle y se muestra preocupada y confidente con Walter cuando lo devuelve a la realidad.

Broyles le da a Walter dos horas, ni un minuto más ni un minuto menos, así que el doctor Bishop se poen manos a la obra. ¿Y qué es lo primero que hace? Activar el neuro-estimulador, esa especie de corona llena de cables que tantas veces ha usado en el pasado.

Una hora después, la investigación de Walter no ha avanzado mucho. Lo único que sabe es que la unión parece estar en el lóbulo prefrontal de Aaron (buscar función) y la solución propuesta es una lobotomía. La decisión es drástica y poco agradable y realmente me sorprende que Walter sea capaz de hacerle eso a Aaron porque no sería capaz de dañarle. Claro que si hay que elegir entre que se muera o que se quede incompleto, Walter, el hombre que cruzó a otro universo y provocó una brecha que desembocó en el fin del mundo, lo tiene claro: lobotomía.

Olivia va a intentar ganar algo de tiempo con Broyles para permitirle a Walter descubrir otra forma de romper la conexión sin matar al chico. Pero Gus siempre está fastidiando las buenas intenciones de nuestros muchachos y ha hecho una incursión al metro de la ciudad. Es hora de poner en práctica el veneno proporcionado por Nina Sharp (sí, habéis oído bien, después de tres capítulos sin saber nada de ella, Nina ha vuelto, aunque solo sea de oídas).

Y cuando Olivia tiene que dar la orden de envenenar al hongo, aún cuando sabe que eso matará a Aaron, Gus se defiende en un ataque muy Allien. Olivia y Licoln deben retroceder para salvar su vida pero Licoln parece que ya ha perdido la batalla. Gus se ha aferrado a sus pies y está trepando por sus piernas.Walter tiene que romper la conexión entre Gus y Aaron en seguida.

Claro que eso no va a ser fácil ya que no es el hongo el que se ha unido a Aaron, sino Aaron el que forjó la conexión con el hongo. La conexión estba en el sistema límbico, en el centro emocional del cerebro: la soledad de Aaron hizo que se aferrara a la sensación de aparente compañía que le proporcionaba el hongo. La solución, pues, no pasa por una operación quirúrgica extraña sino por algo más sencillo. Aaron debe dejar ir al hongo y abrazar su soledad.

Un momento mágico y complicado para Walter y Aaron. John Noble transmite desesperación y amor a partes iguales. Me parece muy interesante su conversación: Aaron debe dejar atrás la falsa amistad viciosa y centrarse en aquellos que están ahí y que se preocupan realmente por él. Walter, que ve en él a su hijo perdido, toma conciencia también de la necesidad de aferrarse a lo bueno que tiene en el presente y dejar ir el pasado. Claro que si eso supone dejar ir a Peter y sobre todo, al misterioso hombre que se le aparece a todas horas, por el bien de la continuidad de la serie yo le pido a Walter que no haga ninguna estupidez.

El querido doctor Bishop consigue lo que nunca nadie ha conseguido, que Aaron se sienta querido de verdad por un ser humano. Así el niño (que está magistral en todas sus apariciones y al que espero podamos volver a ver o recordar algún día), rompe sus lazos con el hongo. Y lo hace justo a tiempo, porque Olivia y Licoln no podrán aguantar mucho tiempo más. Me encanta como Olivia salva a Lincoln, en un intercambio de roles del magnífico Bloodline, cuando AltLincoln ayudaba a traer al mundo al pequeño Henry.

Cuando Licoln le pregunta a Olivia que si quiere hablar de ello, recogiendo el guante que nuestra chica le lanza al comienzo del episodio me doy cuenta de hasta qué punto este Licoln se parece al de “over there”. Aunque nos lo pintaron con su trajecito y sus gafitas, como un chico tímido, hay mucho más en este muchacho, lo cual es peligroso porque entre ellos hay mucha química y cada día sus posibilidades de convertirse en pareja aumentan (Peter, ¿dónde estás?).

Volviendo al laboratorio tenemos otro momento precioso entre Aaron y Walter. Su despedida es corta pero con significado y guiño incluído. Walter entregándole a Aaron el soldadito de Peter, es un Walter que ha aceptado la muerte de su hijo y comprende que el pasado no se recupera por mucho que nos aferremos a él. Y, al mismo tiempo, tenemos ese guiño a Toy Story (¿perturbadora? ¿Estás hablando en serio, Walter?).

Y cuando parecía que todo estaba resuelto, Peter vuelve a hacer aparición y Walter, que lleva todo el capítulo siendo juzgado por sus visiones, está decidido a acabar con todo. Sinceramente, auqnue la decisión de lobotomizar a Aaron me parecía una bestialidad, el que Walter quiera hacerse lo mismo me resulta horrible. Sin embargo, lo peor de todo es la claridad con la que toma la decisión y asume que debe poner fin a su situación. Me encanta y asusta a partes iguales la actitud de Walter, completamente cuerdo (ya se sabe, los locos no admiten su locura); verlo tan decidido por lo que va a hacer me parece muy valiente y muy estúpido (estúpido porque con la lobotomía adiós Peter). Y viendo la escena no puedo evitar volver a exigir que le den un Emmy o dos, o mil a este hombre porque desde luego cada semana se saca de la manga un registro completamente nuevo alzando los párpados un milímetro más o moviendo más las manos; verlo actuar es una delicia absoluta.

Por otro lado, me parece que Walter debería dejar de lado su fascinación por extirpar partes de su propio cerebro. Ya hemos visto en la línea temporal original que es muy dado a eliminar información de su cabeza de este modo tan drástico pero como siga por ese camino al final acabará como un vegetal.

El gesto de Olivia al llegar al despacho de Walter lo dice todo. El terror, la estupefacción y la inmensa ternura que siente hacia Walter son vitales para redondear la escena. Se acerca a Walter justo a tiempo para impedir que se autoopere y lo hace de forma cariñosa y desgarradora: Walter y Olivia son lo único que se tienen el uno al otro. La preocupación real de Olivia por el bienestar de Walter no se debe solo a que trabaje con él, la ausencia de Peter ha provocado que estrecharan sus lazos, proporcionándonos lo ¿único? Positivo de esta línea temporal alternativa.

Foto: fringefiles. com

Walter se confiesa con Olivia, cosa que debería haber hecho hace mucho tiempo, y le habla de su miedo, ese pavor a volver a St Claire´s y estar solo de nuevo; y sobre todo, le habla del hombre, de ese desconocido que le se le aparece y le dice cosas extrañas.

Y llegamos entonces al punto importante del episodio y detonante de la trama horizontal: Olivia también ve a Peter. Al menos a un hombre desconocido que se le aparece en sueños desde hace tres semanas y que no figura en ninguna base de datos. Me alegra ver que ella también a estado recibiendo noticias de Peter y que no solo Walter tiene un nexo con él; después de todo Peter “belong with Olivia”. Ya al comienzo del capítulo hemos visto a Olivia buscando a Peter, con lo cual era cuestión de tiempo que se lo dijera a Walter, y el hecho de que se haya sincerado precisamente ahora con él me alegra enormemente por dos motivos: uno, refuerza el lazo entre ellos, y dos; Olivia confía en Walter lo suficiente como para ver más allá de su locura y comprender que sus alucinaciones pueden ser reales.

Olivia escucha atenta a Walter. Foto: fringefiles. com

El momento en el que Olivia le muestra a Walter el dibujo y este comprende la situación es mágico. Su alivio es imposible de describir y se nos muestra por fin el camino a seguir esta temporada. Como dice Walter: A share vision like this.. It must be real! And if it´s real… we must to find him! (Una visión compartida como esta. ¡Debe ser real! Y si es real… tenemos que encontrarle). La duda ahora está en si tardarán uno o diez capítulos en encontrarle, y sobre todo: ¿qué pasará cuando Peter regrese? ¿Volverán todos a su estado original? ¿Recuperarán los recuerdos de Peter? ¿O será un desconocido para ellos?

Los glyphs de esta semana forman la palabra REBORN: renacido. Lo cual induce a pensar que Peter ya está aquí y es que al pasar de alucinación a entidad de existencia asegurada, es cuestión de tiempo que den con él.

Haciendo balance del episodio, la trama de investigación no ha sido ninguna maravilla pero su conexión emocional y sobre todo las escenas del final han hecho que este episodio merezca totalmente la pena y sea digno de revisionados. John Noble y Anna Torv están más que magistrales en las escenas que tienen juntos y en este capítulo nos han dado más píldoras de su relación, cosa que se agradece y espero que sigan manteniendo. El resto del elenco ha estado a la altura destacando sobre todo al niño invitado de esta semana (los actores secundarios de Estados Unidos dan mil vueltas a muchos de nuestros actores españoles de primer nivel). Su empatía con Walter ha estado increíblemente lograda y las escenas discurrían con fluidez.

Ahora, toca ir a por el siguiente episodio 😀

 

Anuncios