Etiquetas

, , , , , , ,

ESTA ENTRADA CONTIENE SPOILERS DE LA CUARTA TEMPORADA DE TRUE BLOOD

Ayer, 1 de abril, fue el día escogido por la HBO para estrenar la segunda temporada de “Game Of Thrones” y de paso, lanzar os trailers de los productos más apremiantes. Así pudimos disfrutar del primer teaser de la quinta temporada de “True Blood” y nos quedamos con unas cuantas incógintas.

Los habitantes de Bon Temps (vivos y no muertos, humanos e híbridos) se enfrentaron la temporada pasada a una bruja española (antonia Gavilán de Logroño, quemadapor la inquisición española). Además, Sookie hizo frente a sus sentimientos por Eric y tras un romance con el sheriff de la Zona 5 comprendió que necesitaba un poco de soledad. Mientras tanto, Bill se convirtió en rey de Lousiana tras la “desaparición” de Russell Edgington y la muerte de Sophie-Anne y acabó asesinando a Nan Flanagan, la mortífera representante de la “Liga Americana de Vampiros” (LAV) para adquirir por primera vez, poder sobre sus actos.

Ahondamos también en las vidas de los habitantes de Bon Temps, desde Andy Bellefleur hasta la relación entre Lafayette y Jesús y el triángulo entre Jason, Hoyt y Jessica.

La quinta temporada se presenta igual de loca que la anterior, aunque con un rumbo más definido. Dos personajes del pasado: Steve Newlin, líder de la Hermandad del Sol  y Russell Edgington, antiguo rey de Mississippi enterrado por Eric y Bill al final de la tercera temporada, regresan pidiendo venganza.

True Blood ha pasado de ser una pequeña serie sobre unos vampiros que salían a la luz después de años de oscuridad a todo un fenómeno en el que diferentes criaturas místicas o no, se van dando cita en un pequeño pueblo de Nueva Orleans trayendo consigo su atractivo, sus pasiones, sus romances y sus líos de cama. La historia de Allan Ball se ha convertido en un auténtico culebrón freak, con personajes irresistibles y adictivos.

Destaca entre todos Eric Northman, que desde su posición de chico malo, ha jugado siempre al gato y al ratón con Sookie, atrayéndola por su orgullo y sus breves momentos de debilidad. Su moral laxa, su ironía y esa mirada altiva le han convertido en el robacorazones por excelencia y no es de extrañar que Sookie acabara cayendo en sus brazos.

Y en el otro lado de la balanza está Bill Compton, excombatiente de la guerra de secesión americana y un auténtico caballero que esconde una doble agenda. En la tercera temporada descubrimos que su interés inicial por Sookie se debía a un encargo de Sophie-Anne y eso provocó que la medium más solicitada de Bon Temps cortara con él. Sin embargo, durante la cuarta temporada, Bill ha demostrado una y otra vez que lo suyo por Sookie es amor verdadero y que se merece otra oportunidad.

No podemos olvidar a Jason Stackhouse, el hermanísimo, que este año ha crecido y ha dejado atrás su fama de mujeriego y ligón para acabar enamorado de la novia de su mejor amigo. El triángulo formado entre él, Jessica y Hoyt ha sido un soplo de aire fresco en la esta temporada demasiado loca en muchos momentos.

Con ellos y el resto de personajes llega el verano y el momento de sacar a la luz todos nuestros instintos y bajas pasiones. Bienvenidos al mundo de la moral relajada en la que todo es correcto y el pecado se convierte en un auténtico placer.

Anuncios