Etiquetas

, , , , , , , , ,

Con el estreno de “The Avengers” y el lanzamiento del trailer de “The Dark Knight Rises”, llega el momento de descubrir si los trajes de los superhéroes se han convertido en piezas del mundo real o son meros disfraces de ficción.

Empezamos con Batman o Bruce Wayne. Huérfano, millonario y playboy su tarea como vigilante nocturno lo sitúa como uno de los mejor posicionados para ganar el título al más estiloso, sin embargo, hay algunos peros en su evolución.

Aunque, el negro es el color que identifica a Batman, no siempre se ha rendido al color de la elegancia. En su primera aparición (en el número 27 de la serie Detective Cómics) lucía una vestimenta muy poco elegante: camiseta y mallas grises, capa y máscara negras (con rasgos de murciélago en las orejas), cinturón amarillo y guanteletes morados.

Bat-Man en sus comienzos

Lo que para el cómic era un dibujo sobrio y elegante (sobre todo en 1939, donde las viñetas irradiaban color), reflejado en pantalla quedaba ridículo. Eso es lo que transmite el vestuario de Adam West, Bruce Wayne en la serie de televisión de 1960.

Adam West luce armas y Batiraje. Son los 60 y el LSD es el rey.

La serie, heredera de la estética cómic e hija de la época pin-up, representaba a hombre murciélago ataviado con una réplica exacta de su uniforme de papel. El show tenía un tinte cómico y el disfraz refuerza ese sentimiento. Bruce Wayne: icono de día, payaso de noche.

Pasarían décadas hasta que el “hombre murciélago” adquiriese un perfil más oscuro y acorde con su misión. Sucedió en 1989, de la mano de Tim Burton. El director de “Eduardo Manostijeras” perfiló un universo gótico y siniestro en el que el vigilante nocturno se pudiese sentir a salvo. Además, creó eventos en los que Bruce Wayne pudiera lucir su imagen de seductor, aunque sus jerseys de cuello alto y sus camisas arrugadas restaban glamour al conjunto.

Michael Keaton y Alfred, más arreglado que él.

El batitraje sufrió cambios y desechó el uso de los grises para centrarse en el negro. Se perfiló la silueta de Batman y se marcaron sus músculos para hacerlo más aterrador. Parecía que la dirección era la correcta y que nos acercábamos a un verdadero hombre enmascarado.

Batman comienza a ser elegante y funcional

Pero entonces llegarón los 90, Val Kilmer y George Clooney (en “Batman Forever” y “Batman y Robin” respectivamente), y con ellos los detalles metalizados al traje de Batman, acordes con el final de siglo y la explosión de la moda espacial pero muy poco apropiados para pasar desapercibido durante la noche.

George Clooney, Batman se ha caído en un bote gigante de purpurina.

En su día a día, el carisma y estilo de George Clooney mejoraron la visión de Michael Keaton y la de Val Kilmer. Clooney cumple perfectamente el papel de vividor apuesto y ni las chaquetas extralargas ni los jerseys de cuello cisne pueden borrar esa imagen.

George Clooney siempre será un gran galán

En 2005, Christopher Nolan recuperó la esencia burtoniana y le añadió el toque final. Lyndi Hemming, diseñadora de vestuario de la película apostó por una firma de lujo para vestir a Bruce Wayne. Armani fue la elegida porque, según Lyndi: “Bruce Wayne juega el papel de millonario que posee una gran empresa, una empresa lujosa”

Los trajes de la firma italiana están hechos expresamente para el personaje y transmiten esa idea de estilo con un toque de lujo chic.

Bruce Wayne impecablemente vestido por la firma italiana.

El batitraje también se modificó. De los brillos de los 90 pasamos a un diseño totalmente opaco, ideal para camuflarse en la noche. La máscara se separa del traje para permitir una mayor maniobrabilidad, se marcan las facciones de la cara y las orejas de murciérlago se asemejan a las de un gato.

El batitraje en “The Dark Knight Rises”

Sin embargo, los músculos se marcan más y se crean nuevos escondites para los gadgets, dando la sensación de estar ante un traje hecho por piezas.  Gracias a Dios, Batman juega con la ventaja de trabajar de noche, con lo que las formas del traje adquieren un tinte siniestro para asustar a sus rivales, aunque menos definición sería perfecto.

Conclusión: el “hombre murciélago” ha ganado en clase y elegancia con los años en sus apariciones como Bruce Wayne mientras que su traje se ha convertido en una herramienta de combate, funcional pero un poco robótica con el paso del tiempo. ¿El mejor? Christopher Nolan en “Batman Begins” (2005). El sencillo traje ideado por Tim Burton en 1989 sin brillos, colores chillones (el cinturón se convierte en un cobre desgastado) ni tanta musculatura y con una gran capa negra.

El primer batitreaje de Christian Bale

¿Con cuál os quedáis vosotros?

Anuncios