Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Una semana más llega la cita con la Moda para los que quieren estar al día de lo que se lleva pero no dominan por completo el vocabulario técnico. Si la semana pasada el Satchel era el rey, ahora nos centramos en los pies para hablar de los Creepers.

Los Creepers (o Brothel Creepers en su nombre original) son zapatos de suela con una plataforma y generalmente de tonos oscuros. Suelen ser estilo mocasín y aunque se diga nacieron en la Segunda Guerra Mundial para proteger a los soldados en bases nortafricanas de las altas temperaturas del suelo desértico, lo cierto es que ya en 1931 pudimos ver unos Creepers.

Fue en ‘Frankenstein’ (‘El doctro Frankenstein’ en España), la cinta de James Whale basada en el libro de Mary Shelley, y es que en más de una ocasión el cine y la ficción se adelantan a la realidad.

En los años 50 y 60, los Teddy Boys adoptaron estos zapatos como símbolo sepárandolo de su función originaria. Desde entonces los creepers han entrado y salido de nuestras vidas  múltiples ocasiones.

Prada los relanzó con su colección Otoño 2011 en todo tipo colores y estampados (desde charol hasta leopardo) y con plataformas entre 5 y 12 cm, al “módico” precio de 636 dólares.

Prada creeper shoes 2011

La propuesta de la casa italiana se extendió rápido y otras marcas aprovecharon para lanzar su revisión del Creeper.

TUK Shoes tiene una gran variedad de Creepers y cuestan aproximadamente unos 80 euros (varía en función del color y modelo).

H&M lanzó su propia versión lowcost, con menos plataforma y muy prácticos para las adictas a las tendencias que no querían arriesgar demasiado.

El Creeper es un zapato muy tosco por lo que, a pesar de que mucha gente los lleva con prendas coloridas y chillonas, lo mejor es utilizarlo en conjuntos sobrios y sencillos, como hace Ewan McGregor.

Marcando contraste, en la pasarela apuestan por lucirlo con trajes de fiesta. aunque el resultado es demasiado radical.

La cantante Rihanna también se apunta a los creepers de Prada, aunque no los combina bien. Su modelo, de aire vintage, quedaría mejor con prendas retro, reforzando la idea de estar en los años 60. Con la camisa de cuadros, la gorra de beísbol y los shorts parece que se haya puesto lo primero que ha encontrado.

Es importante evitar llevar Creepers con otros complementos grandes o que puedan atraer la atención (como pamelas, Satchel en tonos flúor ograndes gargantillas). Así evitarás parecer un mercadillo ambulante.

Ni tampoco con complementos infantiles o de culturas adolescentes. Al ser un zapato con tanta personalidad, lo mejor es que sea adulto.

Creepers, medias de fantasía, falda de plumas, esto no es Halloween.

Seguramente si Sarkozy lo hubiera sabido antes habría cambiado sus alzas por uns Creepers y mataría dos pájaros de un tiro: estaría a la última y solucionaría su complejo de altura.

Anuncios