Etiquetas

, , , ,

El 5 de diciembre llega a los cines de España ‘El doble del diablo’ (‘The Devil’s Double, Lee Tamahori) la escalofriante historia de Latif Yahia un hombre que en la década de los ochenta tuvo que convertirse en el doble de Udai Hussein (su fiday, hermano) hijo del líder iraquí y un completo psicópata.

‘El doble del diablo’ es la historia de un hombre bueno que tiene un trabajo malo y debe realizarlo de la mejor forma posible. En un mundo en el que no hay términos medios, los ricos compran todo lloq ue quieren y Udai es el peor de todos ellos. Lee Tamahori construye una historia de una crudeza absoluta en la que la realidad se adapta perfectamente a las estructuras de la ficción, estructurando la pesadilla de Latif en los tres actos de su trabajo y búsqueda de huida.

Dominic Cooper se encarga de interpretar a Latif y a Udai y se mueve con soltura entre la personalidad destructiva e impredecible de Hussein y la rectitud de Latif. Su interpretación de los caprichos más sádicos de Udai es estremecedora sobre todo cuando se contrasta con las muestras de repugnancia de Latif, obligado a contemplar o participar para salvar la vida de sus seres queridos.

‘El doble del Diablo’ no se queda a medias y se introduce de lleno en los mayores horrores de Udai, sus perturbadores juegos sexuales, su amor por la violencia desenfrenada y sus mortales cambios de humor. Su brutalidad no tenía límites y ni siquiera su padre lograba frenarle en las peores ocasiones.

La fotografía y la planificación se rinden al salvajismo de Hussein. Colores saturados, exagerados y una planificación hiperrralista que no aparta la mirada de los horrores (por más escalofriantes que estos sean).Y al mismo tiempo reflejan el lujo de Oriente, los excesos de la familia Hussein y su círculo. La escena en la que Latif entra por primera vez en la habitación de Udai y revisa su vestidor da buena muestra del lujo de la clase dirigente. Armani, Versace, Rolex, Rayban, nada se le resiste al niño mimado de Sadam… mientras el pueblo se muere de hambre, sus dirigentes se bañan en fuentes de oro.

El punto más débil de la historia viene dado por el personaje femenino. “El mejor polvo de Bagdag” como define Udai a Sarrab, su amante y también pareja de Latif. A pesar de la notable actuación de Ludivine Sagnier su personaje es el que más desentona en una rama sobre un hombre que debe perder su identidad por alguien a quien ha jurado obedecer pero a quien no quiere. El triángulo amoroso en esta historia es innecesario y da una idea equivocada del final del conflicto.

Falta también mayor presencia de las repercusiones que tienen para el pueblo iraquí los pasatiempos de la familia Hussein y sus políticas. A pesar de eso, ‘el doble del Diablo’ es una buena cinta para reflexionar sobre las consecuencias de permanecer sordo ante las acciones de ciertos monstruos.

Anuncios